Descubre la diferencia entre buscador y navegador

Es frecuente que la gente confunda a los navegadores con los buscadores, por ello creemos que es importante dejar clara la diferencia entre un navegador y un buscador.

Si entrar en detalles, podemos afirmar que un buscador se encuentra directamente en Internet, por lo que no es necesario hacer ninguna instalación para utilizar cualquiera de ellos. Sin embargo, los navegadores sí que se deben descargar (especialmente en dispositivos móviles) para poderlos utilizar. Esta sería la principal diferencia, no obstante veamos en más detalle cuales son las características de ambos conceptos.

Para ello, empezaremos por definir cada uno de los conceptos con ejemplos claros y lista de los más utilizados en cada caso. Posteriormente estaremos en situación de ver las principales diferencias a la hora de utilizar cada uno.

Definición de navegador. ¿Qué es un navegador?

Navegadores actualesUn navegador es la aplicación que escogemos para acceder a cualquier contenido digital. Así de sencillo. Esto quiere decir que es nuestra puerta de entrada a todo el contenido de la red. Bien, aunque sea así de simple, la realidad es que escoger un navegador u otro requiere de un extenso análisis para valorar ciertos aspectos relacionados con la seguridad, privacidad, recursos que consume o grado de configuración de aspectos básicos.

Aunque muchas veces los navegadores van asociados a ciertos sistemas operativos, debemos tener claro que existen versiones instalables de estos navegadores para otros SO (como Google Chrome para iOS).

En este sentido, cómo Brave lovers, nosotros recomendamos fervientemente utilizar el navegador Brave de forma predeterminada, ya que es el navegador más seguro y rápido.

Ejemplos de navegadores más utilizados.

La lista de navegadores disponibles actualmente no para de crecer. Entre los más destacados tendríamos: Google Chrome, Brave, Microsoft Edge, Opera, Safari o Vivaldi.

Las características de todos ellos varían en relación a los aspectos comentados anteriormente, sin embargo, hay varios de ellos que están programados con el mismo código propiedad de Google, Chromium. Esto quiere decir que tienen muchas características similares y hay extensiones plugins que sirven para varios de ellos.

Qué es y para qué sirve un buscador.

A diferencia de los navegadores, los cuales son instalables, los motores de búsqueda o buscadores son accesibles directamente desde una URL en nuestro navegador. Así, para poder acceder a un buscador, necesitaremos sí o sí tener un navegador instalado en nuestro dispositivo, ya sea un PC, un móvil o una tablet.

Un buscador no es más que una aplicación informática que a través de un algoritmo, nos muestra la información disponible en Internet recorriendo todos los servidores del Mundo. Esta información se muestra en base a las palabras clave buscadas y unos criterios de ordenación propios de cada motor de búsqueda.

Ejemplos de buscadores más utilizados

Suele ser habitual que cada navegador cuente con su propio buscador predeterminado, no obstante, los usuarios podemos hacer la combinación que más nos guste. En este sentido, Google cuenta con una cuota de mercado desorbitada, aunque existen otros motores de búsqueda cómo Baidu, Bing, Yahoo! Search o Yandex en lo que a búsquedas web se refiere.

En este sentido, hay nuevos tipos de buscadores que se están haciendo un hueco en el mercado. Se trata de buscadores de plataformas específicas cómo Amazon, que tiene su propio buscador de productos y ofertas, o Wikipedia, que tiene su buscador de definiciones y temas relacionados con la palabra clave.

Principales diferencias a la hora de utilizar un navegador y un buscador

En primer lugar, nos gustaría destacar que no se trata de herramientas excluyentes, sino más bien complementarias. Igualmente, sí que cuentan con características diferentes entre sí.

En primer lugar, el alojamiento, ya que como hemos comentado anteriormente, el navegador se instala en el disco duro de nuestro dispositivo, y el buscador no requiere de ninguna instalación, ya que es accesible a través de su propia URL.

Otra de las principales diferencias es que el buscador no puede funcionar de forma independiente, sino que requiere mínimo de un navegador a través del cual acceder a la URL.

Por último, el funcionamiento técnico es muy diferente entre los dos conceptos. El navegador establece comunicación con el servidor por protocolo HTTP, por lo que solicita el archivo en HTML. Por su parte, un buscador, con la introducción de palabras clave, recurre a la indexación. Esto quiere decir que si tu página está indexada, está en el índice del buscador y podrá mostrársela a los usuarios que busquen por esas palabras clave.

Si queréis seguir profundizando en el tema, podéis visitar la página web de EFIAP o ver el siguiente vídeo de Youtube.

Deja un comentario